Municipalidad de Lima construirá un paso elevado en el óvalo Monitor por S/66,7 mlls

0

La comuna explicó que los trabajos se realizarán en el segundo semestre del 2019. Las obras del paso a desnivel será en la intersección de las avenidas Javier Prado, Las Palmeras y Club Golf Los Incas.

La Municipalidad de Lima informó que durante el segundo semestre del 2019 se iniciará la construcción de un paso a desnivel en la intersección de las avenidas Javier Prado Este, Las Palmeras y Club Golf Los Incas (óvalo Monitor), en los distritos de La Molina y Surco.

Según el registro del proyecto que figura en el portal Invierte.pe –que data de agosto del 2018–, la obra contempla un plazo de ejecución de cuatro trimestres; es decir, estaría lista a mediados del 2020. Estará a cargo de Emape –entidad adscrita a la Municipalidad de Lima– bajo la modalidad de administración indirecta (por contrata). 

El proyecto –que permitiría mejorar la transitabilidad en el cruce de las avenidas mencionadas– está valorizado en S/66,7 millones, de los cuales S/28,3 millones serán invertidos en lo que resta de este año.

La alternativa de inversión recomendada en dicho documento plantea la construcción de un paso a desnivel de unos 700 metros en el eje vial de la avenida Javier Prado Este. Esta infraestructura sería elevada, contará con dos carriles en cada sentido y cruzará la avenida Las Palmeras sobre el óvalo Monitor.

El proyecto también incluye algunas modificaciones en la calzada y la berma central de la Av. Javier Prado Este, entre las calles Los Abedules y Los Tiamos. El óvalo Monitor quedará con cinco carriles.

La asignación de recursos para la ejecución de la obra estará a cargo del Ministerio de Transportes y Comunicaciones. En tanto, la Municipalidad de Lima se encargaría del financiamiento del expediente técnico y del mantenimiento del proyecto durante la fase de funcionamiento.

—Necesarios cambios—
El Comercio realizó ayer un recorrido por el óvalo Monitor y calles aledañas. Se constató que no solo en horas punta, sino en todo el día, es necesaria la presencia de un policía de tránsito para aligerar la circulación de los vehículos. 

“De 7 a.m. a 9 a.m. y de 5 p.m. a 9 p.m. hay más de un efectivo aquí en la zona para evitar la congestión vehicular en el óvalo, pero aun así el tránsito es lento, debido a que la gran cantidad de autos que van en dirección a La Molina hace que las avenidas donde desembocan colapsen”, señaló un agente de tránsito que trabaja en la zona.

El ingeniero de tránsito David Fairlie sostuvo que un paso a desnivel debería ser el último recurso para solucionar zonas donde hay congestión vial. “El paso a desnivel no es una solución, porque una vez que se hace, ya no se puede hacer otra cosa más. La primera opción sería implementar soluciones de menos a más. Por ejemplo, poner semáforos y ver si eso ayuda. Hay que recordar que El Derby tuvo que ser destruido, ya que sobrepasó su capacidad. Un paso a desnivel crea un quiebre en el planteamiento urbano”, dijo.

Para Fairlie, también es importante tener en cuenta el impacto ambiental que generaría esta obra, ya que a mayor cantidad de autos, se generará más contaminación. “En la zona hay centros comerciales y educativos, por ello se debe evaluar las emisiones que van a generar estos vehículos y el ruido, porque afectará la calidad del aire”, aseguró.

El gerente general de la fundación Transitemos, Alfonso Flórez, considera que la solución debería ser integral. “Definitivamente esto va a ayudar a solucionar parte del problema, pero la obra debería ser analizada dentro de un contexto global. Si solo vamos a hacer un paso a desnivel, sería trasladar el problema más adelante, no es una solución integral. Además, se deben tener en cuenta las rutas del transporte público como el corredor rojo y la construcción de puentes peatonales”, señaló.

Esta obra ha sido propuesta desde hace varios años. En el 2016 quedó suspendida, luego de recibir una opinión desfavorable del consorcio que tenía a cargo la Av. Javier Prado (perteneciente a Graña y Montero), el cual consideró que el proyecto no representaba una solución integral. Cabe recordar que la Municipalidad de Limaanunció en julio del 2017 el cese de esta concesión. 40 km/h es la velocidad promedio con la que los vehículos circulan actualmente en la zona. Con la obra se espera incrementarla a 60 km/h.

Comentarios

comentarios

Compartir.